fbpx Legado Grodman beca a 25 universitarios para Estancias Académicas Internacionales y Especialización | University of Guadalajara Foundation USA

Logotipo University of Guadalajara Foundation USA

Legado Grodman beca a 25 universitarios para Estancias Académicas Internacionales y Especialización

   El Comité Técnico del Fideicomiso Educativo Pyrrha Gladys Grodman resolvió que 25 universitarios son los beneficiarios de las Becas Grodman para Estancias Académicas  Internacionales de Especialización.
 
La resolución se dio el pasado 23 de julio del 2019 tras analizar las propuestas de estudiantes  y egresados de diversas carreras de la Universidad de Guadalajara que se postularon para ser becarios del Legado Grodman en el período 2019-2020.
 
Los resultados sobre quiénes son los beneficiarios están publicados en el sitio web de The University of Guadalajara Foundation-USA: www.udgusa.org/legadogrodman. Ahí aparece el dictamen y el código de cada postulante.
 
El pasado 27 de mayo se dio a conocer la convocatoria 2019-2020 de las Becas Grodman para Estancias Académicas Internacionales de Especialización para que estudiantes y egresados de la Universidad de Guadalajara interesados en  fortalecer su proceso de formación académica hagan una estancia de hasta cuatro meses en una institución de prestigio internacional relacionada preferentemente con las artes, aunque también se contempló el apoyo para universitarios de otras disciplinas del conocimiento como ciencias biológicas y agropecuarias, ciencias exactas e ingenierías, ciencias de la salud, ciencias económico administrativas y ciencias sociales y humanidades.
 
El Legado Grodman es un fideicomiso educativo que administra la Universidad de Guadalajara a través de The University of Guadalajara Foundation-USA y que fue creado en el año 2015 tras la muerte de  la Dra. Gladys Grodman, una mujer altruista enamorada de la cultura mexicana, que en su testamento donó parte de su fortuna para impulsar el talento de artistas mexicanos y jaliscienses.
 
Pyrrha Gladys Grodman, fue una mujer ejemplar convencida que desde la educación es posible transformar vidas. El hecho de crecer en un orfanato en Nueva Orleáns no fue un obstáculo para que  accediera a  la universidad, se graduara de médico y después ejerciera con éxito la medicina forense; además de incursionar en la poesía y la pintura.
 
La orfandad le enseñó el valor del trabajo comunitario y en él observó la oportunidad de ayudar a mejorar la vida de personas de clases desprotegidas y minorías de migrantes en Estados Unidos.
 
Por prescripción médica  se le recomendó que cambiara temporalmente su residencia a un sitio con un clima más benevolente al de Nueva Orleáns, fue así que decidió establecerse en Guadalajara y tuvo un contacto más cercano con las tradiciones de Jalisco, consideradas las más representativas de México.
 
El resultado de este contacto fue que se enamoró de la cultura mexicana al grado de apadrinar a artistas jaliscienses a culminar su formación universitaria e impulsarlos a concretar sus proyectos culturales.
 
Por su amor a la cultura y tradiciones de Jalisco fue que decidió donar parte de su patrimonio para que la Universidad de Guadalajara lo administrara en beneficio del talento local.